El coletero verde

coletero


 Tenía el corazón acelerado. El ritmo torácico se le disparaba cuando en la toalla se acercaban más de lo normal, aunque todavía era peor cuando se zambullían en la piscina y ella comenzaba con sus juegos de casi todas las tardes. El contacto físico le traía loco. Esas manos suaves que le llenaban de cosquillas, le hacían tocar las estrellas cuando la risa le dejaba.

 La verdad es que se estaban pegando un verano de antología. Sólo habían perdonado su cita con el agua un par de días en los que la tormenta amenazaba. En el resto, él, bien se había podido embriagar de su olor, de su manera de ser, de sus gustos, y había sabido concienzudamente que se estaba enamorando de ella profundamente. No había cosa alguna que le disgustara de lo que descubría poco a poco. Sólo pensaba en estar con ella a todas horas.

 Pero el temor a no saber si los sentimientos eran correspondidos, hizo que tuviera su boca sellada, que su estomago –en el que albergaba tantas palabras bonitas – siguiera cerrado a punto de estallar, y que contrajera un momentáneo insomnio que le trastorno durante un par de meses mientras imaginaba lo perfecto que sería el estar juntos.

 El último día del verano, la ansiedad le superaba hasta el punto de estar de muy mal humor y de mostrarse hasta cierto punto, con una actitud indiferente. Como quién se da cuenta de que la derrota es segura.

 Cuando ella se acercó al chiringuito a por un par de helados, él, aprovechó para robarle de su bolsa un coletero verde precioso –al que le había echado el ojo desde hacía mucho tiempo – , con el que creía,  que la sentiría más cerca. Era como tener un trocito de ella a modo de amuleto. Jamás se habría atrevido a pedírselo, habría parecido un bicho raro – nada más cometer el hurto se sentía muy mezquino, pero no dio marcha atrás- .

 Hoy, veinte años después, el coletero ha aparecido en una vieja mochila, mientras limpiaba un armario. Ha conseguido sacarle una enorme sonrisa y que un par de lágrimas se deslicen por sus mejillas al recordar que hace una eternidad que no hablan.

Advertisements

2 thoughts on “El coletero verde

  1. Por lo poco que he leído tu blog puedo decirte que me gusta la manera en que con pocas palabras logras transmitir la esencia de los personajes y su historia. 🙂

    • Siempre es un placer leer tus comentarios Zuri Aguirre. Creo que no se necesitan ríos de tinta para intentar transmitir.

      Nos seguimos leyendo!!! 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s