Guisantes “Deseo”

bote de conserva

 


 

Una tremenda tristeza recorría todo su cuerpo.

Ni un sólo resquicio de alegría encontraba en la nebulosa que atormentaba su mente.

Lo había perdido todo en un corto espacio de tiempo.

Del trabajo lo habían mandado a la mierda, y con una indemnización irrisoria, después de una vida dedicada a un cubículo en el que trataba de vender seguros. Allí no tenía amigos. Tan sólo compañeros que bien podían ser ratas de alcantarilla a la espera de carnaza.  

Su mujer le acababa de abandonar por un tipo más joven y con más dinero. Una nota con un adiós era lo último que había sabido de ella.

Y la vida le había impedido tener descendencia por un problema genético.

Con nada había llegado a este mundo y era muy probable que con nada se fuera. A pesar de esto, aquella mañana se volvió a levantar de la cama. Con los ojos llenos de legañas. Con una visión reducida ya que todavía tenía sueño y no se había colocado sus lentes, fue a la cocina y entre los armarios intentó buscar algo que llevarse a la boca. Encontró un bote arrinconado en una esquina y cogió una cuchara.


Antes de abrirlo miró la etiqueta: “Guisantes Deseo”. No dudó ni un segundo en quitar la tapa – lo cual no le costó grandes esfuerzos – y llevarse una cucharada tras otra a la boca hasta que comenzó a encontrarse mal. El sabor no le convencía…,pero no era la primera vez que tomaba alimentos caducados. Últimamente se estaba convirtiendo en algo habitual.

De repente cayó fulminado de la silla caoba en la que se había sentado y dejó de ser un organismo vivo.

Dos semanas después, la policía, debido al olor nauseabundo, derribaba la puerta de su casa y encontraba el cadáver. A su lado, un bote de “Guisantes Deseo” con bolitas verdes que resultaron ser insecticida blando, para mantener a raya a los roedores, y que la mujer del difunto tenía guardados porque era la única que se ocupaba de aquellas tareas.

11 thoughts on “Guisantes “Deseo”

  1. Otra buena historia. ¡Felicidades…! De final nuevamente inesperado, yo imaginaba que los “guisantes deseo” le iban a proporcionar otra cosa, una mejor vida, por ejemplo, pero me he equivocado de medio a medio. Y es que la vida, a veces, tiene estos argumentos…

    Saludos.

  2. Qué karma, pobre hombre. Al igual que PLUMAYLUZ, creí que los “Guisantes Deseo” serían portadores de buenas nuevas, me has sorprendido con el final.

    Saludos desde Argentina

    • Chicas, gracias por vuestras aportaciones. La verdad es que el titulo puede llevar un poco a engaño…jejeje, pero creo que ese final no es tanto de cuento de hadas…

  3. Jajajaja! Pobrecillo, si es que ha tenido la negra hasta el final. La idea del relato es muy buena, pero yo intentaria mejorar la redacción. Tantos puntos a veces me desorienta a la hora de leerlo.

  4. Jajajaja.
    Pobrecillo, si es que no era su dia. Me gusta mucho.
    Yo solamente repasaría el redactado, pero sólo para que esté más perfecto.

    • Gracias, gracias, gracias Roser.

      Te doy la razón con lo de la redacción, podría estar mejor. En los siguientes intentaré mejorar.

      Un saludo!!!

    • bellaespiritu… que decir????

      Primero darte las gracias, por supuesto. Y luego…darte las gracias de nuevo por ser asidua de este rincón y…a pesar de la melancolía que desprenden las palabras, seguir leyendo con tanto ahinco cada nuevo ralato.

      Un abrazo desde España.:)

    • Muchas gracias romomen7. Espero que los finales, de lo que escriba, sigan siendo inesperados y con esa vuelta de tornillo siempre!!!!

      Gracias por la nominación!!!

      Saludos!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s