Mis ojos

amisojos


El tiempo pasa por delante de mi ojo izquierdo y se va por el rabillo del derecho.

Y por mucho que vivamos seguimos con la sensación de escasez,

con la sensación de que nos estamos perdiendo mucho,

de que hay todo un mundo ahí fuera que no conocemos

y que no puede gritar más fuerte porque nos reventaría los tímpanos.

¡Gritos…, gritos…!

¡Aullidos inaudibles que salen del fondo de la cloaca de nuestra mente!

Susurros que sólo escucha el corazón y que provocan dolor de estómago.

Un dolor parecido al que te provocan los ibuprofenos que caen como caramelos.

Porque los ibuprofenos calman pero no curan. No te engañes…

Al igual que la vida pasa y no pregunta si nos apetece tal o cual,

si queremos ser diseñadores o poetas,

si nos atrevemos a alcanzar la luna,

a tocarla con los dedos,

o sólo podemos verla en fotos aburridas

sin sentir la gravedad cero,

sin saltar como a cámara lenta

y sin abrir camino en la nada,

en el infinito.

La vida es una puta que nos lleva a su terreno,

que consiente,

pero que luego nos pasa,

por cada cosa que queremos,

sus magníficos honorarios,

apareciendo entonces remordimientos,

un sincrético desasosiego mezcolanza de nuestros pasos,

por no haber sabido aprovechar mejor nuestro dinero.

La vida pasa por delante de mi ojo derecho y se va por el rabillo del izquierdo.

Cuando muera,

tiempo y vida habrán chocado en el centro de mi cabeza.

2 thoughts on “Mis ojos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s