Sábados

Women walking down a paved trail


Tienen un olor distinto.

No huelen a sueño mientras viajas en el autobús hacia el trabajo,

tampoco a café rancio preparado a comienzos de semana,

no se aprecian esos aromas a tensión psicológica por alcanzar un presupuesto

o por vender lo invendible a un tipo que te mira raro desde el otro lado del mostrador,

no son esos días cuadriculados a golpe de agenda

en los que hasta los besos están contados y distribuidos de forma irregular en las dieciocho horas que estamos despiertos.

Los sábados son el único día de la semana que no nos jode.

Nunca defraudan,

siempre sale el sol

y huelen a caricias mañaneras

mientras el reloj marca las once y aún no ha recibido su puñetazo habitual,

café marca gourmet y croissant a la plancha

aderezado con una posterior ducha posiblemente compartida

y que hace que le plantemos cara a la vida

aunque dentro de unas horas

volvamos a la rutina con el domingo de revancha

que se encarga de robar nuestra tranquilidad.

Y nos tomamos la licencia de no hacer nada,

quizás un viaje relámpago al hipermercado

alguna película de serie B descargada de forma poco legal

y una cena a la luz de las tinieblas que nos llena más el alma que otro cosa.

Los sábados son para ti y para mi.

Ni siquiera hay interferencias divinas.

Advertisements

One thought on “Sábados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s