Cama deshecha

Unmade Bed


Mirar y ver las sábanas totalmente arrugadas.

Y que en mi cabeza sigan tocando Los Planetas,

o Izal, o Lory Meyers

a modo de concierto perpetuo

que se entremezcla con la aguda brisa del alcohol.

Fuimos incapaces de surfear aquella ola,

era demasiado grande, rompió nuestra tabla.

Mirar de nuevo y ver la almohada hecha un ocho.

Esos mareos que aceleran la respiración

y provocan una sudoración fría

que sólo se termina con agua fresca de la nevera.

Intento cruzar el desierto del pasillo

sin hacer demasiado ruido, sin levantar polvareda.

Al volver…, mirar otra vez y ver tu cuerpo menudo.

Darme cuenta de las risas,

de unas confesiones inconfesables

que sacarían los colores a un muñeco de cera,

entender tus gestos con las manos

y el pelo como si fuera un orgasmo,

visualizar tus ojos, con sus pupilas gigantes,

al tiempo que tarareabas tu canción favorita

incitándome a que te ayudara con el tema.

Me tumbo de nuevo y cierro los párpados. Te rodeo con los brazos.

Sólo pasan unos segundos y se que quiero ser tu discográfica,

que voy a luchar por los derechos de nuestra melodía.

7 thoughts on “Cama deshecha

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s