Serie Negra 3. Normalidad


Que somos muy normales,

aunque alguien llegue a otras conclusiones.

En plena ola de calor

suspiramos por el mismo lado de la cama,

el que está cerca de la ventana,

para que entre el aire y nos salve de la agonía

que nos produce una vida arrítmica.

En cada tormenta solar

soñamos con abrazarnos sin respirar,

para que se nos entrecorte la garganta al jadear

y el sudor nos llene los poros empapándonos todo.

Que somos unos enamorados muy normales,

de los que se besan al despertar los días pares…,

y también los impares.

A mi me chifla verte desnuda

cuando te cambias de ropa,

y tu pones el grito en el cielo

con la boca pequeña

mientras mueres de deseo.

Luchas a todas horas

para que no aparezcan agujeros negros en nuestras venas,

y yo como un ilusionista

intento convertir las penas en alegrías

para comenzar bien la mañana.

Somos un hombre y mujer,

de esos que conviven a pesar de que los poetas

hayan proclamado el final de la vida en pareja,

de esos que se casarán en una pequeña ermita

a las faldas de la montaña palentina,

de esos que se enfadan con el cielo

por lo que se ha atrevido a robarnos

sin dejarnos reaccionar  a tiempo,

de esos que se levantan cabreados

porque el verano no nos ha dejado dormir bien pegados.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s