Serie Negra 5. La calma del río

rio,-sierra,-foto-en-blanco-y-negro-181220


El río me calmó esta tarde.

Había sido presa del tedio del sofá,

de la incoherencia de la televisión,

del sopor de una siesta mal parida,

sentía el ardor de vivir con intensidad

y no ser un mueble inerte que muere,

cubierto de polvo, sin piedad.

El sonido del agua acariciaba la piedra,

los remolinos sumían la realidad,

y el perro, como fiel escudero, chapoteaba,

midiendo su resistencia a la corriente,

rescatando los cantos que le iba hundiendo

y que amontonaba como atalaya funeraria.

El río me calmó esta tarde,

en medio de su cauce me sentí libre, fresco,

con el agua por las rodillas noté su furia,

cada pedrusco que lanzaba era un aleluya,

un lastre que abandonaba, en su lecho, mi alma.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s