La chispa que nos enciende (2016).

el_jardin_de_encefalo_by_magicomora-d149jcx.jpg

LA CHISPA QUE NOS ENCIENDE.

Un haz de luz que salió del fondo de tus ojos
me mostró el gran secreto que guardan tus pensamientos
cuando empieza el otoño y la vida se desliza lenta,
vacía de todo aquello que nos volvía locos en los noventa.

La pared blanca se convirtió en una pantalla de cine,
allí estabamos nosotros desconocidos, lijeros, muy bravíos,
desdeñando la muerte con acciones estúpidas,
labrando nuestra alma sin saber lo que es resbalar desde la nube.

Era un pasado desdibujado, más que lejano,
vidrioso color verde botella
con dos piezas de hielo que bailan con un limón
que es absorbido por unos labios que aún no tienen temor.

Olor fuerte etílico, pegajoso, inunda el ambiente,
se queda fundido en la ropa, otra moda pasasajera
como una ramera que va recorriendo la calle entera
quedando desnuda cuando busca el amor y a si misma se miente.

Tú no te reconoces.
Yo peleo por no hacerlo y giro la cara
aunque es tarde y todas aquellas imágenes
ya han alcanzado el cerebro y se adueñan, cual pirañas,
de todas las partes limpias de mi pecera.

Un clic, clic, clic… eterno se oye, mientras el haz desaparece,
nuestra vista se posa en otros intereses,
la existencia continúa ajena al pasado
volviéndose terca, un tanto parada,
inerte como la chispa que nos intena encender a diario.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s