O pala, o escuela

o pala.png

Era simplemente un niño sin un horizonte claro

aguantando el chaparrón de su padre

que le enseñaba los callos de sus manos

aludiendo a los 35 años que llevaba cotizados.

 

Y por dentro estaba suspirando,

se iba cargando de rabia al escuchar siempre lo mismo.

Su cerebro entraba en ebullición

cada vez que repiqueteaba aquel discurso.

 

Una película más de sábado que se repite en bucle,

que entra por el oído derecho y sale a toda mecha por el izquierdo,

una cantinela nostálgica que sobrevive al paso del tiempo.

 

El final siempre es el mismo:

¡O pala, o escuela!

 

Aún pasarán varios años sin elección clara,

sobreviviendo a base de charlas estrepitosas,

consonantes sobre vocales que no hacen mella en su cabeza.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s